Capital privado sin nómina


El capital privado sin nómina, tal y como su nombre lo indica, se trata de un contrato privado entre particulares, donde cada parte deja establecida sus obligaciones y beneficios. Por una parte, el o los prestamistas se comprometen a prestar una determinada cantidad de dinero con una garantía real que garantice el recupero de la inversión más los intereses que esta genere. Por otra parte, el prestatario se compromete a devolver ese capital privado en un plazo determinado de tiempo más los intereses que esta genere. Como tercer actor de esta operación esta nuestra empresa, Wilgest Credit, encargados de reunir a ambas partes y realizar todos los trámites y dar asesoramiento legal para llegar a buen puerto.

Capital Privado sin nómina

Capital privado sin nómina

La mayoría de “los préstamos de capital privado sin nómina se basan en un solo requisito, el aporte de” una propiedad como garantía de la operación. Dicha propiedad puede ser un piso, casa, chalet, local, etc. sin cargas ni hipotecas. Además, no es necesario que figure a nombre del cliente, también puede servir la de un familiar, amigo, conocido o avalista.

El contrato para un crédito de capital privado sin nómina,  une así a prestamista y deudor de manera que se establecen unas condiciones. Dichas condiciones, han de quedar en un contrato firmado ante un notario que para dar la mayor transparencia y seguridad a la operación será de la misma ciudad de locación del cliente. En ellas se establecerá el valor del préstamo, el tiempo de devolución y el tipo de interés.

Características del capital privado sin nómina

Estos créditos de Capital Privado sin nómina son una alternativa a los cada vez más inaccesibles créditos bancarios ya que, pueden ser concedidos incluso si el que los pide se encuentra en una lista de morosos como la del Asnef o RAI y/o, por ejemplo, no percibe una nómina por estar de paro o no tiene forma de justificar los ingresos. Lo único importante a la hora de concederlos, está en aportar la propiedad inmueble que se encuentre inscrita dentro del territorio español.

Por todo ello, la nómina no es un factor que nuestra empresa baraje, ya que, igual concedemos créditos de capital privado sin nómina. Las cantidades que manejamos del capital a prestar, pueden alcanzar hasta los 150.000 euros dependiendo de la garantía que se aporte para avalar la operación. La devolución puede extenderse desde 1 año como plazo mínimo hasta los 15 años, pudiéndose cancelar en su totalidad o de manera parcial, a partir del primer año.